Esta es la sonrisa que me provoca tener las ganas de ver el mundo con ojos de ilusion… Yo amo a mi flaca.

Esta es la sonrisa que me provoca tener las ganas de ver el mundo con ojos de ilusion… Yo amo a mi flaca.

Mi princesa… La mas preciosa que ha tocado mi corazon…

Mi princesa… La mas preciosa que ha tocado mi corazon…

Tal vez no me creas si…

… te dijera que eres la unica persona en mi vida
… me detallara para decirte sin palabras lo mucho que te quiero
… te llenara de razones por las cuales quiero volver a tu lado
… te prometiera que todo lo que hago, lo hago pensando en ti
…. te dijera que eres la respuesta a cada uno de mis dias
… te dijera que tengo muchisimo miedo de volver a ser solo una molestia
… te dijera que eres mi pensamiento mas profundo
… te abrazara diciendote que me da miedo perderte
… te dijera lo mucho que aun te amo.

23 de julio de 2013, 1:30 am

Hace días que no sé nada de ti. No he hablado contigo ni te he visto, y no me atrevo a esforzarme en hacerlo por temor a que pienses que estoy encima de ti, o que me digas que no debería importarme dónde estás ni qué haces. Sólo sigo esperando el momento en el que pueda hablar contigo por la red social, al menos ahí no soy tan estorboso. 

Han sido largos estos días… me siento vacío porque no hablo contigo. Te extraño. No puedo dejar de pensar en ti. No puedo dejar de imaginar tu sonrisa, al menos no desde la última vez que nos vimos. 

Tengo miedo de que me hayas excluido y no quieras hablar conmigo, y tal vez esa sea la razón… es algo estúpido, pero mi pesimismo me hace creer que puede suceder.

Me haces mucha falta, mi tiempo pasa muy lento imaginándote y pensando en dónde estás o qué estás haciendo. Me desespera saber que no sé de ti.

… a veces me pregunto si me extrañas tú también, si también te preguntas qué estoy haciendo o dónde estoy… yo sé que no es así. Yo sé que tu no piensas en mí como yo en ti. Yo sé que no soy importante. Pero qué más da… yo no puedo sacarte de mi cabeza.

¿Te he dicho alguna vez que me gusta soñar cómo te miro a los ojos, cómo acaricio tu cabello, o cómo te rodeo con los brazos? Lo sueño todo el tiempo. Te sueño todo el día. La única manera que tiene la mente de recordar cuánto amas a una persona… es extrañándola. Y yo te extraño. Mucho… 

You know that the fog is here, omnipresent

24 de junio de 2013, 1:30 a.m.

A falta de algo mejor, dejo este escrito en forma de desahogo…

La historia no es tan compleja, mucho menos rara… pero difícil.

Él la ama. Para él, lo único que realmente importa es ella. Ella es el centro de su pequeño universo, y ha sido así desde hace mucho tiempo.

Ella también lo amó a él. Nadie sabe si aún lo ama. Él cree que no es así. Y aún así, el vive con la esperanza de que regresará a sus brazos algún día. Se pierde dentro de las ilusiones, que lo ahogan poco a poco en el mar de un recuerdo, un bello recuerdo de amor, donde nada importaba más que los dos.

Cada día que pasa, es un pequeño infierno más para él. Lo primero que ve en su mente cuando despierta, es su rostro, sus labios tiernos y sus ojos hermosos, su cabello sedoso y café que a la luz tiene brillos claros, con un particular aroma que difícilmente sale de su mente. Ella es su sueño prohibido.

Él sale a la calle, con la misma sonrisa fingida de siempre. La risa que le alegra por unos minutos el día, es pasajera. Nadie sabe que por dentro está triste, que lo único que lo consuela es verla dentro de sus pensamientos o imaginar su voz, diciéndole que el único que le importa es él, el pobre torpe que quiso hacerla feliz, y no lo logró.

Todo es obscuro hasta que ella da señales de vida. Sus pupilas se dilatan al ver que está bien. Se siente tranquilo. El siempre duda en saludarla, pero siempre acaba haciéndolo. Al fin y al cabo, no cree que haya mucho efecto en ella. A veces es ella quien saluda o habla primero.

Ella no sabe que para él, es un gran alivio tenerla cerca, a pesar de que él siente que ella le repudia o que él le estorba. Él es infeliz pensando que no significa nada… pero disfruta el tiempo que pase, poco o mucho, mientras sea hablando y estando con ella.  Las despedidas son simples, pero para él puede ser la última vez que pueda abrazarle. Por eso siempre lo hace, la abraza sin que ella sepa que a él le gusta estar en sus brazos. Es un hasta luego.

Regresa a su casa, y regresa la misma penumbra que le acobija en lágrimas. Recuerdos, el muere de celos, y no puede evitarlo. Cada día pierde un poco más la esperanza. Cuando ella es cercana a otro, otro que también quiere hacerla feliz, y es ridículo enojarse por eso. El tipo es su “amigo”, el amigo que odia sin querer… Pero el no puede evitarlo. Es débil contra sus impulsos… pero sólo se resigna.

El coraje lo carcume día a día, sabiendo que no vale la pena seguir luchando por ella. Ha pasado mucho tiempo ya. Duda que ella siga pensando en él… y duda aún más que haga le falta a ella en su vida. Sólo es un amigo más, y amigos vienen y amigos van. Nadie sabe la verdad, pero el tiene fama de pesimista. 

Simplemente no sabe qué hacer. ¿Aún habrá un “ellos” entre él y ella?

Sólo ella y Dios lo saben. Porque pase lo que pase, aunque ella ya no lo quisiera más, aunque ella decidiera ser feliz con alguien más, aunque no lo quisiera volver a ver, tal vez ni siquiera como un amigo… no importa. Él sólo tiene ojos para ella. Él hará lo posible para estar ahí. Él es feliz, si ella es feliz…

… porque él no puede dejar de amarla.